sábado, 1 de agosto de 2009

Un gran maestro

Ya se acabó. Hoy ha sido el último día del curso que he estado haciendo este último mes. Han sido cuatro semanas agotadoras entre el trabajo, las intensas clases y los propios asuntos personales. Pero ahora que ya se ha terminado me apena terriblemente.

Nuestro profesor de modelaje, nuestro mentor, ha sido Juan Navarro. Como siempre digo, para mi un artista debe demostrar como persona estar a la altura de su obra para que despierte mi admiración. Y en este curso me he encontrado con un pedazo de escultor, que además me ha demostrado con su humildad, su cercanía, su generosidad, su incansable paciencia y su esfuerzo por transmitir su pasión, que además es una persona como la copa de un pino.

Desgraciadamente con 48 horas de clases no hemos cubierto ni una ínfima parte del vasto campo de la escultura de miniaturas, pero sí que Juan ha conseguido darnos unas bases lo suficientemente sólidas como para que podamos seguir nuestro propio camino por este mundillo. No creo que él lea nunca esto, pero aun así me quito el sombrero y le digo: Gracias, maestro.


P.S.- Cuelgo un par de fotos de algunas de las pruebas que he ido haciendo durante el curso. Son de miniaturas a escala 54mm. Espero a partir de ahora poco a poco ir haciendo ya algo completo por mi cuenta.

Prácticas con torsos
Prácticando torsos y brazos


Levantando la economía... :-P
Mi primera cabeza (sin terminar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada